Archivo del sitio

Educar con el asombro. 10 Pautas para que se ilusionen aprendiendo

Ilusión, emocionar, dos palabras claves para el aprendizaje. Este post lo destaco por como nos dan ideas para ilusionar a nuestro alumnado. El post original está localizado en el blog “Educa y aprende” y escrito por Celia Rodríguez Ruíz. A través del comentario de Domingo podemos saber que este resumen se puede obtener del libro “Educar en el asombro”.

Aquí puedes leerlo de forma íntegra.

Educar con el asombro les permite saber aquello que no conocen pero que les asombra. Lo que asombra despierta curiosidad y un increíble afán por aprenderlo. La ilusión por aprender está unida al asombro. Emplear el asombro para educar debe ser fundamental, a través del asombro les devolvemos la ilusión perdida, les insertamos en su ser natural repleto de curiosidad, calma y ganas de aprender y descubrir el mundo y la realidad que les rodea.

La importancia de educar a través del asombro y la ilusión

 

El ritmo de vida actual, hace que los niños y niñas vivan en un entorno exigente y agitado.La educación y los procesos de aprendizaje se han desnaturalizado, convirtiéndose en una carrera en la que tienen que superar etapas, alcanzar metas y objetivos lo más rápido posible y con los mejores resultados posibles. Se entiende esta carrera necesaria para llegar a ser alguien en la vida. Nos centramos en el llegar a ser y nos olvidamos de educarles para ser hoy en el presente, no les damos tiempo para desarrollarse y disfrutar de la creación de aprendizajes.

Es una curiosa paradoja ¿cómo pretendemos educarles para llegar a ser, sin centrarnos en educarles para ser? Ahí es donde está el fallo, no les estamos educando para llegar a ser, les estamos educando para tener, tener calificaciones, títulos, dinero, etc… Educarles para llegar a ser, parte de la educación para ser ahora.

Aprovechemos su asombro, respetemos sus ritmos e intereses, de este modo conseguiremos que sean ahora y que en un futuro sean adultos autónomos, íntegros, capaces de pensar, con una personalidad desarrollad, capaces de enfrentarse a los retos y aprender. Si les quitamos el asombro y la ilusión, les provocamos el miedo y les introducimos en un aprendizaje impuesto y obligado.

 niño idea 2 Educar con el asombro. 10 Pautas para que se ilusionen aprendiendo

¿Por qué emplear el asombro para educar?

  • El asombro les lleva a la ilusión. Lo que nos asombra nos fascina, nos interesa y nos motiva.
  • Permite un desarrollo que respete su ritmo natural.
  • Les posibilita ser, con calma, poco a poco creando las bases de su personalidad actual y futura.
  • Les deja tiempo y ganas para pensar y para asimilar los contenidos.
  • Pierden el miedo al esfuerzo, lo que nos ilusiona no nos cuesta esfuerzo. Es un esfuerzo que merece la pena.

¿Cómo educarles con el asombro? 10 Pautas para que se ilusionen aprendiendo

  1. Parte de sus intereses y despierta su asombro. Aprovecha su curiosidad natural para despertar su ilusión por descubrir y crear aprendizajes.
  2. No fuerces aprendizajes, la imposición es contraria a la construcción del aprendizaje. Deja que desarrollen el aprendizaje de forma espontánea.
  3. Olvida las etiquetas, etiquetarlos y compararlos los introduce en una competición insana.
  4. Conócelos y valóralos por lo que son. Si tú los valoras, ellos se valoraran a sí mismos.
  5. Déjales tiempo para la reflexión y la consiguiente asimilación. Sin tiempo para adquirir los aprendizajes, éstos no se crean.
  6. Permite que cuestionen, sin tiempo no pueden cuestionar.
  7. Valora más el proceso en sí que las metas obtenidas y deja a un lado la carrera en la que hay que alcanzar metas.
  8. Guíales para descubrir el mundo, para que se adentren en la realidad que les rodea, pero que sean ellos los que descubran, no les de todo el conocimiento. Que lo que descubran, se asombren ilusionen e interesen.
  9. Cambia su idea del éxito, el éxito no es conseguir objetivos, el éxito personal está ligado al crecimiento y desarrollo, que he aprendido.
  10. Deja que disfruten de lo que aprenden.
Anuncios

10 trucos para enamorar a tus alumnos

Interesantes consejos que nos deja Santiago Moll en su blog “Justifica tu respuesta” para motivar a nuestros alumn@s. Os lo reproducimos de forma íntegra.

“El artículo de hoy es uno de esos artículos que se basan más en la experiencia personal que en la teoría. Son pequeñas actuaciones que voy llevando a cabo durante estos últimos años y quiero pensar que con cierto éxito. Los trucos de los que os quiero hablar hoy se caracterizan principalmente por su sencillez, ya que todos somos capaces de llevarlos a cabo en nuestras sesiones lectivas.

En la actualidad, hay un término inglés que se ha popularizado enormemente en distintos campos y disciplinas, también en la Educación. Se trata de la palabra engagement. Un término, por otra parte, de no muy fácil definición pero que viene a definir un tipo de relación personal basado en la fidelización, en el compromiso y en la motivación. En mi caso prefiero un término que creo que nos es mucho más cercano a todos. Este término no es otro queenamorar.

enamorar

Fotografía extraída del banco de imágenes de Cenice

¿Qué trucos podemos utilizar para enamorar a nuestros alumnos?

Vaya por delante que la intención de este artículo no es hacer que nuestros alumnos acaben rendidos a nuestros encantos. Nada más lejos de eso. A lo que me refiero con la palabra enamorar, es conseguir conectar con los alumnos, que se alegren de vernos, que esperen con ilusión la clase que les vamos a impartir, que sean capaces de ver en nosotros a un modelo, a alguien cercano. Esto para mí es lo que entiendo por enamorar a los alumnos y estos son algunos de los trucos que creo te pueden funcionar:

1. Entra sonriendo. No digo nada nuevo al afirmar la importancia del lenguaje no verbal a la hora de comunicarse. Personalmente, la entrada en el aula es un momento al que le concedo muchísima importancia, porque en cierta manera puedes adivinar cómo se desarrollará la sesión lectiva. En mi caso siempre intento entrar con una sonrisa. Y entro con una sonrisa porque sé que es contagiosa, porque siempre habrá algún alumno que te devolverá en algún momento esta sonrisa. Con este alumno habrás conseguido conectar muy probablemente hasta el final de la clase. No entiendo el empeño de muchos docentes en entrar con el semblante serio o proyectando cierto enfado. No tengo muy claro que el semblante serio implique mayor control del aula y mayor disciplina. En mi caso, al menos, prefiero enseñar desde la sonrisa. Tiempo habrá si acaso de ponerse serios durante la sesión lectiva.

2. Cuenta una anécdota. No hay mejor forma de conectar con un alumno que contando una anécdota. Una anécdota que puede ser nuestra o de otra persona. Las anécdotas, como las historias, tienen un enorme poder de seducción para los alumnos. Debemos ser capaces de poder usar estas anécdotas de una forma inteligente, ir dosificándolas a lo largo de una clase. Son una excelente forma de captar la atención, de disminuir conductas disruptivas, de encandilar a tus alumnos. Se puede y se debe enseñar contando historias, contando anécdotas. Y tan importante es contarlas como que nuestros alumnos también puedan hacerlo.

3. Finaliza la clase con un vídeo. Este truco no falla nunca. Ya me he referido en otros artículos a la importancia de diversificar los distintos materiales de que disponemos. Aquellos que contamos en clases con equipos de audio y pantallas digitales o proyectores, conexión a internet, debemos aprovecharnos al máximo de estos recursos. Poniendo un vídeo al final de la sesión es una excelente forma de decirles a tus alumnos que han hecho un buen trabajo durante la sesión, que estás satisfecho y agradecido por ello, y que quieres recompensar este esfuerzo con un tipo de material que permite la distensión y la relajación. Es un momento para disfrutar con ellos. Yo os recomiendo que sean vídeos que no superen los cinco minutos y que, en la medida de lo posible, guarden relación con el currículo de la Unidad Didáctica que estés impartiendo. También hay que tener muy en cuenta un canal como el deYoutube, muy popular entre los alumnos.

4. Aprende de tus alumnos. No hay mejor manera de enamorar que hacerles ver a tus alumnos que ese día ellos te han enseñado algo. Se trata de un truco muy sencillo, ya que puedes aprovechar las asignaturas que hayan tenido ese mismo día. La propia pizarra tradicional te dará un montón de pistas. Hazte el curioso, y deja que ellos te enseñen algo que saben, algo que para ellos tiene cierto valor y escúchales con atención, de forma activa, asintiendo con la cabeza. Hazles sentir importantes, hazles sentir que ellos también tienen algo que decirte.

5. Da o presta algo que sea tuyo. En el maletín de un docente hay algunas cosas que nunca pueden faltar. Los pañuelos de papel son una de esas cosas. A los alumnos les encanta que les demos o prestemos algo. La acción de coger el maletín y sacar algo de dentro y dárselo al alumno es visto por muchos de ellos como algo muy a valorar. He hablado de pañuelos de papel, pero también puede ser material escolar. En este caso hazles ver que se lo prestas indicándoles que para ti es algo importante, que deben responsabilizarse de este material prestado. En ese momento estarás creando un vínculo entre tú y el alumno, y podrás aprovechar para hablar con él cuando te lo devuelva.

6. Di o haz algo inusual. No no te estoy pidiendo que hagas el payaso en clase. Para nada. De lo que se trata es de llevar a cabo algunas actuaciones que se salen de lo normal en una clase lectiva. Puede ser un gesto, un movimiento, cantar una canción, recitar un poema, cambiar el tono de voz, andar de puntillas hacia un alumno que está medio dormido…. Estas extravagancias tienen un poder tremendamente efectivo, porque descolocan al alumno y al mismo tiempo consigues arrancarle una sonrisa de complicidad. Haz de la sorpresa una de tus mejores armas para enamorar a tus alumnos.

7. Intercambia los papeles. Muchos de vosotros sabéis el poder de atracción que tiene la silla del profesor en el aula. Cuántas veces habremos entrado en el aula y nos habremos encontrado con que hay un alumno sentado en la silla del profesor. Pues bien, a lo largo de la sesión lectiva puede ser un excelente recurso para enamorar a tus alumnos el intercambiarse los papeles. En mi caso me gusta hacerlo cuando estamos repasando algunos conceptos de una Unidad Didáctica. Lo que hago es sentarme en la silla de alumno y el alumno en la mía. Lo cierto es que se produce una situación que a los alumnos siempre les choca y os aseguro que, bien gestionada, hace que se produzca un momento de distensión en el aula.

8. Convierte a un alumno en protagonista. No hay nada que nos guste más que sentirnos especiales. Pensad si no en vuestros aniversarios. Creo que no existe mejor manera de conectar con las personas que haciéndoles ver lo importantes que son para ti. Pues bien, os recomiendo que proyectéis esta idea en vuestros alumnos, que hagáis sentirlos especiales, que potenciéis sus cualidades y sus virtudes. Si así lo hacéis, lograréis establecer un vínculo que os beneficiará enormemente, porque la respuesta que tendrá ese alumno será de gratitud. Y la gratitud es una muy buena compañera para enseñar y para aprender.

9. Crea expectativas. Tenemos que ser capaces de vender nuestro producto. Y hacerlo de la mejor manera posible. En el mundo del marketing el mejor producto es aquel que mejor se vende, independientemente de si es mejor o peor. Así que nosotros debemos vender aquello que enseñamos mediante la creación de expectativas. La creación de expectativas son muy útiles al inicio de una sesión lectiva. Una vez entréis en el aula, lo primero que debéis hacer es dar a conocer vuestro producto, lo que enseñaréis. Y hacerles ver que será algo único, especial, diferente, maravilloso, increíble. Estas expectativas serán recogidas por vuestros alumnos y os aseguro que la predisposición para su aprendizaje será mucho mayor.

10. Bromea. En otros artículo he afirmado que se puede y se debe aprender jugando. Pues bien, en este artículo también quiero pensar que se puede y se debe aprender bromeando. Porque cuando bromeamos estamos enseñando a nuestros alumnos que nos podemos reír con la gente y no de la gente. Una broma dicha a tiempo es un arma tremendamente poderosa para establecer un vínculo emocional con tus alumnos. Favorece el lenguaje figurado, rebaja la tensión, crea distensión, sirve para establecer transiciones entre las diversas actuaciones en el aula.

alumno

Fotografía extraída del banco de imágenes de Cenice

Como podéis ver, estos trucos o consejos tienen una muy fácil realización dentro de un aula y son aplicables a todas las edades. En muchas ocasiones no somos conscientes de que las grandes clases se nutren de estas pequeñas actuaciones. Debemos reflexionar sobre cuál es nuestro papel en el aula y qué hacemos para capar la atención, para enseñar a nuestros alumnos, para seducirles con nuestras palabras y nuestros gestos, para, en definitiva, enamorarles. Esforcémonos entonces en ganarnos a nuestros alumnos, para que este enamoramiento les propicie una mejor predisposición en sus procesos de enseñanza-aprendizaje.

Ya que el artículo trata de cómo enamorar, me permitiréis que acabe la entrada con una célebre cita de Gesualdo Bufalino que reza sí:

Enamorarse es un lujo, quien no puede permitírselo, finge.”

El suspenso es corregible

Nuevo recurso educativo abierto que nos ofrece ideas y recursos para poder corregir los principales problemas de los estudiantes. Este REA está editado por CEDEC y desde aquí podéis acceder.

9 alternativas para educar sin gritos

Interesante entrada redactada por Odette Murguia en el blog “Coeduweg” sobre como sacar un mejor rendimiento de los alumnos o los hijos sin gritos. Os lo reproducimos de forma íntegra:
“Gritar es mucho más sencillo que dialogar, es por ello que recurrimos frecuentemente a este recurso, el cual a la larga se convertirá en un hábito difícil de erradicar. Solamente son excusables, cuando de forma instintiva las utilizamos ante una amenaza o peligro en el que nos vemos envueltos o bien puede afectarles a nuestros hijos.
Como lo prometido es deuda a continuación les resumo nueve alternativas como apoyo para aquellos momentos en los que la paciencia y el agotamiento nos vencen.
 
 
1. Reflexionar  tratar de tranquilizarse, tal vez tuviste un día pesado, o las cosas no están como nos gustaría que estuvieran, reflexiona…. si realmente estas castigando  el acto de tu hijo o es una forma de desahogo personal. Canalizar la frustración, ira o  rabia en otra actividad, es muy útil para evitar gritarles. Hacer deporte, es una actividad  benéfica para ti y los tuyos, o bien buscar otras actividades que sirvan. Aunque el deporte siempre es un buen catalizador que nos permite sacar esos excesos de tensión física y psicológica además de quemar calorías.
 
2. Empatía ponerse en su punto de vista y buscar los motivos de su actuación. A lo mejor desde tu posición no es justificable su acto, pero sí desde la suya, y hay que tener en cuenta que los niños viven el “aquí y ahora” sin contemplar las consecuencias.
 
3. Comunicación Esto debe tenerse en cuenta para valorar sus actos, e intentar, siempre de forma relajada, acercar su punto de vista al nuestro y viceversa.
 
4. Saber escuchar por más pequeños que sean son personas y entienden, por lo tanto, merecen ser escuchados con atención antes de reprocharles nada. Esto además les enseña, que para la solución de conflictos, un método válido es el diálogo.
 
5. Apoyo de pareja (cuando sea el caso), habiendo planificación y equilibrio entre los limites y las normas de la casa. La alianza y la unión entre los dos miembros de la pareja es fundamental. En caso de conflicto es recomendable que actúe el que está más tranquilo, éste ayudará a sacar la situación con calme.
6. Ser democrático aqui te recomiendo que leas el siguiente artículo en donde se explica como ser un padre democrático que es lo contrario a ser permisivo
 
7. Humildad como padres no siempre tenemos que tener la verdad absoluta, por ello cuando nos equivoquemos es bueno reconocerlo delante de el. Esto les ayudará y enseñara a reconocer errores.
8. Bajar el tono de voz susurrarles o hablar en voz baja les puede desconcertar, y ayudará a que se motiven a prestar atención.
 
9. Motivar si quieres que tu hijo te obedezca, refuerza con elogios todo aquello que hace bien, corrige con diálogo todo lo que hace mal y enséñale siempre cuál es la forma correcta de hacerlo.
En ocasiones seguir estos consejos es mucho más cansado que alzarles la voz en un momento determinado, pero las consecuencias son mucho peores. Educar requiere de un esfuerzo consciente en el que con frecuencia será necesario revisar nuestras actitudes, aprender a conocernos mejor y a conocer, entender y descubrir a nuestros hijos, modificar hábitos a veces muy arraigados. Eduquemos sin gritos. “

Educación emocional: sentir para aprender

Interesante aportación realizada por Salvador Rodríguez Ojaos en su blog “El blog de Salvaroj” sobre la educación emocional.

Os reproducimos esta entrada de forma íntegra.

“La educación siempre ha tenido que ver con verbos como leer, escribir, contar (en el doble sentido de calcular y de hablar). Con el paso del tiempo se incorporaron otros verbos como escuchar, hablar, pensar, comparar, deducir, construir.

Hoy, la educación necesita de la incorporación de nuevos verbos: cooperar, compartir, sentir, vivir… porque en nuestras aulas, como en la sociedad en general, aumentan los problemas de convivencia, los casos de acoso escolar (incluida su versión digital), los conflictos de disciplina…
Gracias a los estudios de Daniel Goleman y otros, sabemos que los aspectos emocionales están relacionados con el rendimiento académico y el bienestar personal tanto del alumnado como del profesorado. Sentirse bien con uno mismo y con los demás es una condición esencial para el aprendizaje. Emocionar en la escuela significa que “sentir” y “aprender” son conceptos dependientes y no antónimos como se cree habitualmente. Los aprendizajes vividos, aquellos que consiguen despertar sentimientos, emocionar, son los verdaderamente significativos y perdurables.
Buena parte de lo que hoy mal llamamos fracaso escolar tiene mucho que ver con una deficiente educación emocional, con la incapacidad para gestionar el conflicto y la frustración, de manera creativa y sin agresividad física o verbal. En la escuela actual, la gestión de las emociones es tan importante como la resolución de ecuaciones o conocer los elementos de la tabla periódica. Podemos olvidar las fechas exactas de los acontecimientos históricos (podemos encontrarlas con un solo clic), pero las capacidades emocionales y sociales que se aprendan en la escuela se utilizarán para toda la vida.
La participación activa de los alumnos en su propio aprendizaje y la existencia de un entorno propicio, respetuoso y bien gestionado son elementos clave para conseguir el aprendizaje emocional. También la tecnología, lejos de aislar al individuo o deshumanizarlo, facilita la socialización y es una herramienta eficaz para trabajar las emociones en el aula.
En un post anterior, Pedagogía de las pequeñas cosas, ya destaqué la importancia que tienen para la educación los detalles cotidianos, el reconocimiento del alumno, las pequeñas muestras de afecto. Ahora quisiera destacar cinco aspectos fundamentales a trabajar en la escuela desde la perspectiva de la educación emocional:
–  Autoconciencia: tiene que ver con el conocimiento de uno mismo, con la autoestima. Conocerse a uno mismo para entender mejor a los demás.
–  Autogestión: tiene que ver con la autonomía personal, con la capacidad de emprender y la creatividad a la hora de afrontar diferentes situaciones.
–  Conciencia socialización: saber que se pertenece a una colectividad a un grupo y que el trabajo colaborativo puede hacernos mejor.
–  Comunicación asertiva: escuchar activamente a los demás, tener buenas habilidades de relación.
– Toma de decisiones responsable: saber que nuestras acciones tienen consecuencias para uno mismo y para los demás.
Enseñar a sentir en la escuela es una manera de luchar contra el analfabetismo emocional. Dejemos entrar los sentimientos en el aula.”

9 argumentos neurocientíficos para una educación mejor

9-Signs-That-Neuroscience-Has-Entered-the-Classroom

Tenemos que corregir unos aspectos de este post, y es que cuando se publicó desconocíamos la autoría del mismo. A partir de un comentario dejado en el blog ya sabemos quien es el autor del mismo y por eso lo citamos como hacemos en todos los post de este blog. El artículo original se encuentra en el blog  “El Caparazón” y su autora es Dolors Reig.

Aportación neurocientífica de cómo se puede mejorar la educación. Aquí os dejo los 9 argumentos:

  1. Tutorías cognitivas: Se busca la creación de software innovador y práctico para el uso diario. Este tipo de tutoría se diferencia de la tradicional en que los alumnos aprenden sobre la marcha, a través de la inteligencia artificial para adaptarse al nivel del estudiante y poder hacer su seguimiento. De este modo el profesor puede tener una mejor información de las virtudes y deficiencias de sus alumnos.
  2. Cambiar los horarios en secundaria: Los estudios neurocientíficos avalan que los adolescentes ha de dormir más que el resto de los estudiantes. Las clases deberían empezar una hora o simplemente 30 minutos más tarde.Con ello ganamos un mejor humor y más atención.
  3. Variedad: Aunque la repetición es importante para el aprendizaje. Los actuales estudios neurocientíficos avalan que espaciar los aprendizajes favorece la memorización. Los niveles de atención se incrementan cuando ofrecemos pequeñas dosis de conocimiento de forma espaciada. Hay que utilizar todas la variedad de herramientas educativas.
  4. Individualización: No hay dos cerebros iguales, por lo que cada estudiante ha de ser tratado de forma individual e intentar adaptar el mejor método de aprendizaje a sus características cerebrales. Hay que generar nuevas conexiones cerebrales.
  5. Aprender durante toda la vida: Hay que mantener la actividad cerebral constantemente. De este modo se mantienen las conexiones cerebrales. Para ello hay que leer en los periodos largos de vacaciones.
  6. Identificación e intervención en los transtornos educativos: La neurociencia facilita la detección e intervención de transtornos del aprendizaje en edades tempranas. Se ha de reforzar estas intervenciones con un sofware educativo actuando así sobre la plasticidad cerebral.
  7. Diversión: La educación ha de ser divertida para así liberar dopamina. El aprendizaje es una experiencia emocional, y se ha de evitar las experiencias negativas como el miedo, la ansiedad o el estrés. Un ejemplo de esto es Khan academy.
  8. Cooperativismo o colaboracionismo: Somos animales sociales, por lo que las actividades en grupo son satisfactorias por la liberación de dopamina. Esta liberación de dopamina facilita la memorización y la reducción de las experiencias negativas como el miedo o la ansiedad.
  9. Plasticidad neuronal: Nuestro cerebro es muy dinámico, por lo que podemos cambiar constantemente su forma, conexiones neuronales y estructura gracias a la neuroplasticidad. La educación no ha de ser solo de datos, sino que ha de ser una experiencia para fortalecer y desarrollar el cerebro en si mismo. Por ese motivo hay que minimizar la memorización y maximizar la creatividad, la resolución de problemas y el pensamiento crítico.

Bullying, un acoso que tenemos la obligación de parar

Como docente, tutor de adolescentes y padre hay un tema que me gustaría tocar en esta entrada que me preocupa en especial, hablo del Bullying.

Las alarmas han vuelto a saltar con dos casos recientes, el de Amanda Todd, una chica canadiense de 15 años y el de Mónica Jaramillo un adolescente de 16 años en España. Las dos tienen mucho en común, el acoso escolar y lamentablemente también tienen en común que ambas se quitaron la vida por este motivo.

Como docente he de comentar que este tipo de acoso es más frecuente de lo denunciado ante las autoridades escolares, padres u otros y es por ese motivo que toda la comunidad educativa ha de aplicar una vigilancia estricta para detectar posibles casos.

Hay diferentes tipos de bullying:

  1. Sexual, cuando hay acoso sexual o abusos sexuales
  2. Exclusión social, cuando se ignora, aísla o se excluye
  3. Verbal, en casos de insultos y menosprecio en público
  4. Psicológico en casos de tiranía, persecución, intimidación, manipulación y amenazas
  5. Físico, cuando se recurre a la violencia

Estos tipos de acosos modifican la conducta de las víctimas en diferentes ámbitos de su vida, por nombrar algunos:

  1. Personales, baja autoestima, pérdida del interés por el estudio, fracaso escolar, fobia al colegio, trastornos emocionales, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, entre otros.

Desde el colegio se ha de predecir, prevenir y corregir estas situaciones que deberían estar igual de catalogadas que la violencia de género por la gravedad de la situaciones y las consecuencias para las víctimas, ya que una mujer maltratada y un adolescente que sufre acoso puede acabar con una tendencia suicida.

La predicción ha de ser aplicada entre toda la comunidad educativa, ya sea docente o no docente, se han detectar las situaciones y a los agresores. La prevención ha de ser activa a través de la educación en valores. Algunas actividades para intentar prevenir el bullying pasa por ejemplo por la proyección de alguna película sobre este tema, por ejemplo “Cobardes”. De este modo tratamos de trabajar la empatía. Otra actividad es que los alumnos más mayores sean tutores de los más pequeños, de este modo se puede llegar a mediar en el conflicto junto a las familias, profesores y equipo directivo de los centros.

Por último hay que corregir estas actividades y desde mi punto de vista NUNCA se ha de proteger a los acosadores, ya que en la mayor parte de las situaciones el cambio de centro lo hace la víctima, por lo que no ayudamos a solucionar el problema. Además de generar un nuevo problema a la víctima, ya que se ha de adaptar a un nuevo centro a los acosadores se les genera una especie de “prestigio social” dentro  de los propios compañeros y damos alas a que aparezcan nuevos casos. En todo caso la respuesta por parte de la comunidad educativa  ha de ser contundente.

Para finalizar os dejo el último video que colgó en la red Amanda Todd, desde luego es para reflexionar.

Los comportamientos disruptivos en el aula.

Los comportamientos disruptivos en el aula son siempre un factor de conflicto entre profesor y alumn@ y en muchos casos se traslada al ambiente familiar.

Esta temática es recurrente en las salas de profesores, y en muchas ocasiones hay una falta de orientación en el saber como actuar. El origen de estos conflictos suelen ser problemas emocionales, es decir, el alumno carece de educación emocional y eso lo traslada al aula.

La disrupción son aquellas actitudes que impiden el desarrollo normal de una clase a través de boicots, alborotos o “llamadas de atención” hacia el profesor o los compañeros de clase. Aunque son conductas poco intensas, son muy frecuentes y además muy estresantes hacia la persona de los profesores y en muchas ocasiones hacia los mismos compañeros.

Estos comportamientos implican:

  1. Conductas inapropiadas en clase
  2. Conflicto profesor-alumnos
  3. Impide el proceso de aprendizaje
  4. Se interpreta como un problema de disciplina
  5. Los disruptores son alumnos con mala o nula educación emocional y malos resultados académicos.

Culpabilidad .-

La pregunta es ¿quién es el culpable de la aparición de estos comportamientos?. Pues en cierta manera somos todos los culpables:

  • Desde un punto de vista legislativo por hacer obligatoria la educación hasta los 16 años y no dar una salida válida a aquellos alumn@s que no quieren estar en clase. Las escuelas tienen demasiadas responsabilidades a parte de la principal, la formación.
  • Desde un punto de vista familiar por ser muy sobreprotectores y cargar de culpa a los profesor@s. Falta de implicación familiar en la educación de sus hij@s.
  • Variedad de alumn@s en un aula, los que están motivados y los que no.

Respuestas ante la disrupción .-

Hay muchas reacciones ante una actitud disruptiva, y en muchos casos son erroneas o no llevan a ninguna parte, por ejemplo:

  1. Expulsar de clase para que tome medidas el equipo directivo
  2. Orientarlo hacia un psicólogo para que le den pautas
  3. Quejarse al equipo directivo, familias, etc..
  4. Enfadarse con los alumnos llegando al sermoneo o amenazando

Soluciones .-

La mejor solución es aceptar que estas situaciones en clase siempre van a existir por un cúmulo de circunstancias como la diversidad de capacidades, conocimientos, expectativas, intereses y actitudes. Como docentes no se puede pretender que todos sean iguales y todos en el mismo momento.

Una vez aceptado esto la mejor respuesta es la atención a la diversidad diferenciando entre los que tienen menos capacidades y conocimientos pero tienen motivación y los que no tienen motivación por estudiar y por tanto tienen otras expectativas. Este tipo de alumnado ha de ser reeducado emocionalmente.

Estrategias .-

Como vemos no hay soluciones mágicas, aunque si algunas pautas que favorecen estas actitudes y otras pautas que minimizan la disrupción.

Pautas negativas por parte de los docentes .-

  1. No llegar puntual
  2. Salir antes de que acabe la clase
  3. Falta de respeto a los alumn@s
  4. No llevar la clase preparada
  5. No propiciar la participación, querer hacer clases magistrales
  6. Magnificar los fracasos y minimizar los éxitos de los alumn@s.
  7. Expulsar sistémicamente a alumn@s
  8. No ser objetivo en la resolución de conflcitos

Pautas positivas por parte de los docentes .-

  1. Ser sencillo, directo y con un tono de voz normal
  2. No hacer valoraciones
  3. Reconocer los éxitos de los alumn@s ante toda la clase y hablar con ellos en privado ante las malas actitudes.

¿Cómo funcionan nuestras memorias y emociones? (Documental de la Universidad de Navarra)

Os presentamos un vídeo divulgativo en el que se explica el funcionamiento de las distintas clases de memoria que se ha identificado en el cerebro humano y su relación con las emociones. También se explica la influencia del alcohol y las drogas sobre el cerebro adolescente.

Aprendiendo a gestionar las emociones

“Las emociones negativas interfieren con el aprendizaje de los niños” frase de Richard Davidson. Así empieza el programa REDES nº130, con una declaración de intenciones de lo que es la educación emocional. Cada vez está más demostrado la necesidad de incorporar en las clases la gestión de las emociones por parte de los alumn@s ya que de este modo adquieren herramientas para gestionar sus éxitos y sus fracasos.

Dejamos aquí el enlace al programa

A %d blogueros les gusta esto: