Archivo del sitio

Protocolo de actuación escolar frente al Cyberbullying

El ciberbullying es un fenómeno de gran relevancia por su prevalencia, la gravedad de sus consecuencias y las dificultades que presenta para su prevención y abordaje. Por ello, su tratamiento ocupa un lugar destacado en las prioridades institucionales de un gran número de países de todo el mundo y, en especial, en Europa. Cuando se produce entre niños, niñas y adolescentes, los efectos pueden ser devastadores, puesto que se derivan del uso nocivo de tecnologías tan poderosas y cotidianas como Internet y la telefonía móvil.

Este protocolo, realizado por un equipo multidisciplinar de expertos en pedagogía, sociología, psicología, nuevas tecnologías y derecho pretende aportar una guía de actuación a los centros educativos ante situaciones de esta naturaleza que se presenten en el ámbito escolar así como facilitar el entendimiento de las claves implicadas en los problemas de ciberconvivencia.

Haz click en el siguiente enlace para acceder al documento.

9 argumentos neurocientíficos para una educación mejor

9-Signs-That-Neuroscience-Has-Entered-the-Classroom

Tenemos que corregir unos aspectos de este post, y es que cuando se publicó desconocíamos la autoría del mismo. A partir de un comentario dejado en el blog ya sabemos quien es el autor del mismo y por eso lo citamos como hacemos en todos los post de este blog. El artículo original se encuentra en el blog  “El Caparazón” y su autora es Dolors Reig.

Aportación neurocientífica de cómo se puede mejorar la educación. Aquí os dejo los 9 argumentos:

  1. Tutorías cognitivas: Se busca la creación de software innovador y práctico para el uso diario. Este tipo de tutoría se diferencia de la tradicional en que los alumnos aprenden sobre la marcha, a través de la inteligencia artificial para adaptarse al nivel del estudiante y poder hacer su seguimiento. De este modo el profesor puede tener una mejor información de las virtudes y deficiencias de sus alumnos.
  2. Cambiar los horarios en secundaria: Los estudios neurocientíficos avalan que los adolescentes ha de dormir más que el resto de los estudiantes. Las clases deberían empezar una hora o simplemente 30 minutos más tarde.Con ello ganamos un mejor humor y más atención.
  3. Variedad: Aunque la repetición es importante para el aprendizaje. Los actuales estudios neurocientíficos avalan que espaciar los aprendizajes favorece la memorización. Los niveles de atención se incrementan cuando ofrecemos pequeñas dosis de conocimiento de forma espaciada. Hay que utilizar todas la variedad de herramientas educativas.
  4. Individualización: No hay dos cerebros iguales, por lo que cada estudiante ha de ser tratado de forma individual e intentar adaptar el mejor método de aprendizaje a sus características cerebrales. Hay que generar nuevas conexiones cerebrales.
  5. Aprender durante toda la vida: Hay que mantener la actividad cerebral constantemente. De este modo se mantienen las conexiones cerebrales. Para ello hay que leer en los periodos largos de vacaciones.
  6. Identificación e intervención en los transtornos educativos: La neurociencia facilita la detección e intervención de transtornos del aprendizaje en edades tempranas. Se ha de reforzar estas intervenciones con un sofware educativo actuando así sobre la plasticidad cerebral.
  7. Diversión: La educación ha de ser divertida para así liberar dopamina. El aprendizaje es una experiencia emocional, y se ha de evitar las experiencias negativas como el miedo, la ansiedad o el estrés. Un ejemplo de esto es Khan academy.
  8. Cooperativismo o colaboracionismo: Somos animales sociales, por lo que las actividades en grupo son satisfactorias por la liberación de dopamina. Esta liberación de dopamina facilita la memorización y la reducción de las experiencias negativas como el miedo o la ansiedad.
  9. Plasticidad neuronal: Nuestro cerebro es muy dinámico, por lo que podemos cambiar constantemente su forma, conexiones neuronales y estructura gracias a la neuroplasticidad. La educación no ha de ser solo de datos, sino que ha de ser una experiencia para fortalecer y desarrollar el cerebro en si mismo. Por ese motivo hay que minimizar la memorización y maximizar la creatividad, la resolución de problemas y el pensamiento crítico.

Bullying, un acoso que tenemos la obligación de parar

Como docente, tutor de adolescentes y padre hay un tema que me gustaría tocar en esta entrada que me preocupa en especial, hablo del Bullying.

Las alarmas han vuelto a saltar con dos casos recientes, el de Amanda Todd, una chica canadiense de 15 años y el de Mónica Jaramillo un adolescente de 16 años en España. Las dos tienen mucho en común, el acoso escolar y lamentablemente también tienen en común que ambas se quitaron la vida por este motivo.

Como docente he de comentar que este tipo de acoso es más frecuente de lo denunciado ante las autoridades escolares, padres u otros y es por ese motivo que toda la comunidad educativa ha de aplicar una vigilancia estricta para detectar posibles casos.

Hay diferentes tipos de bullying:

  1. Sexual, cuando hay acoso sexual o abusos sexuales
  2. Exclusión social, cuando se ignora, aísla o se excluye
  3. Verbal, en casos de insultos y menosprecio en público
  4. Psicológico en casos de tiranía, persecución, intimidación, manipulación y amenazas
  5. Físico, cuando se recurre a la violencia

Estos tipos de acosos modifican la conducta de las víctimas en diferentes ámbitos de su vida, por nombrar algunos:

  1. Personales, baja autoestima, pérdida del interés por el estudio, fracaso escolar, fobia al colegio, trastornos emocionales, depresión, ansiedad, pensamientos suicidas, entre otros.

Desde el colegio se ha de predecir, prevenir y corregir estas situaciones que deberían estar igual de catalogadas que la violencia de género por la gravedad de la situaciones y las consecuencias para las víctimas, ya que una mujer maltratada y un adolescente que sufre acoso puede acabar con una tendencia suicida.

La predicción ha de ser aplicada entre toda la comunidad educativa, ya sea docente o no docente, se han detectar las situaciones y a los agresores. La prevención ha de ser activa a través de la educación en valores. Algunas actividades para intentar prevenir el bullying pasa por ejemplo por la proyección de alguna película sobre este tema, por ejemplo “Cobardes”. De este modo tratamos de trabajar la empatía. Otra actividad es que los alumnos más mayores sean tutores de los más pequeños, de este modo se puede llegar a mediar en el conflicto junto a las familias, profesores y equipo directivo de los centros.

Por último hay que corregir estas actividades y desde mi punto de vista NUNCA se ha de proteger a los acosadores, ya que en la mayor parte de las situaciones el cambio de centro lo hace la víctima, por lo que no ayudamos a solucionar el problema. Además de generar un nuevo problema a la víctima, ya que se ha de adaptar a un nuevo centro a los acosadores se les genera una especie de “prestigio social” dentro  de los propios compañeros y damos alas a que aparezcan nuevos casos. En todo caso la respuesta por parte de la comunidad educativa  ha de ser contundente.

Para finalizar os dejo el último video que colgó en la red Amanda Todd, desde luego es para reflexionar.

A %d blogueros les gusta esto: