Archivo del sitio

Protocolo de actuación escolar frente al Cyberbullying

El ciberbullying es un fenómeno de gran relevancia por su prevalencia, la gravedad de sus consecuencias y las dificultades que presenta para su prevención y abordaje. Por ello, su tratamiento ocupa un lugar destacado en las prioridades institucionales de un gran número de países de todo el mundo y, en especial, en Europa. Cuando se produce entre niños, niñas y adolescentes, los efectos pueden ser devastadores, puesto que se derivan del uso nocivo de tecnologías tan poderosas y cotidianas como Internet y la telefonía móvil.

Este protocolo, realizado por un equipo multidisciplinar de expertos en pedagogía, sociología, psicología, nuevas tecnologías y derecho pretende aportar una guía de actuación a los centros educativos ante situaciones de esta naturaleza que se presenten en el ámbito escolar así como facilitar el entendimiento de las claves implicadas en los problemas de ciberconvivencia.

Haz click en el siguiente enlace para acceder al documento.

Anuncios

6 pasos para resolver conflictos con un/a alumno/a

Desde Escuela 20 no ha llegado esto. Creemos que interesante por ser un tema frecuente en las aulas.

1. ENFRÍATE
Las disputas no pueden ser resueltas “en caliente”, en ese estado pasional y emocional en el que no pensamos con claridad y es imposible plantar una distancia emocional suficiente. Como se trata de dialogar, hay que tomar esta distancia: tómate un tiempo para respirar, recuperarte y enfocar las respuestas y reacciones. De lo contrario, vuestras palabras estarán excesivamente cargadas de emociones (negativas). Pues eso: tómate tu tiempo… Puedes hacer una tormenta de ideas con cosas que te hacen sentir mejor, irte a correr, tomarte una tila, etc. Mientras tanto, esboza tu planteamiento para dar los siguientes pasos
2. DI LO QUE TE MOLESTA, PERO A TRAVÉS DE “MENSAJES YO”
Son una herramienta para expresar lo que sientes sin atacar o culpar a la otra persona, haciéndonos responsables de la forma en la que percibimos el problema
3. ESCUCHA REFLEXIVA
Reafirma lo que has oído decir a tu interlocutor/a: así demuestras que te importa lo suficientemente como para centrarte también en su punto de vista y no solo en el tuyo, fomentando la empaía. Mark Burnes cuenta cómo la usó para mediar en una discusión entre su hijo adolescente y su esposa: “Cuando entré por la puerta, ambos estaban gritando, en plena batalla; en el pasado, habría gritado para detenerlos… En lugar de hacer eso, respiré profundamente, hice acopio de mis pensamientos e ideas generales y elegí con cuidado mis palabres. Les pedí a ambos que me explicasen qué había pasado, y reflexioné sobre lo que me habían dicho: eran capaces de llegar a un compromiso y la disposición a la escucha que les mostré se convirtió en disposición a la negociación
4. RESPONSABILÍZATE
Normalmente, cuando hay peleas, suele decirse que ambas partes tienen parte de “culpa”; esta palabra es inadecuada totalmente: hay que hablar de responsabilidad. Eso implica buscar nuestro propio papel en el problema y asumir el conflicto como algo que es posible solucionar de forma constructiva
5. LLUVIA DE IDEAS
Una vez escuchadas ambas partes, es momento de buscar soluciones y llegar a una que satisfaga a los/as dos: la resolución de conflictos es un acto creativo donde hay muchas salidas a un mismo problema y la clave está en buscar compromisos. Un maestro de un jardín de infancia explica cómo sus alumnas y alumnos empezaron a tener menos peleas cuando se enteraron de cómo generar soluciones (sí, generar): por ejemplo, si dos niños van a pelearse por utilizar los lápices de colores podemos pedirles que piensen 3 soluciones al problema. Eso también es “Educación”

6. AFIRMA, PERDONA O AGRADECE
Una palabra amable da cierre al conflicto, no la olvides

Los comportamientos disruptivos en el aula.

Los comportamientos disruptivos en el aula son siempre un factor de conflicto entre profesor y alumn@ y en muchos casos se traslada al ambiente familiar.

Esta temática es recurrente en las salas de profesores, y en muchas ocasiones hay una falta de orientación en el saber como actuar. El origen de estos conflictos suelen ser problemas emocionales, es decir, el alumno carece de educación emocional y eso lo traslada al aula.

La disrupción son aquellas actitudes que impiden el desarrollo normal de una clase a través de boicots, alborotos o “llamadas de atención” hacia el profesor o los compañeros de clase. Aunque son conductas poco intensas, son muy frecuentes y además muy estresantes hacia la persona de los profesores y en muchas ocasiones hacia los mismos compañeros.

Estos comportamientos implican:

  1. Conductas inapropiadas en clase
  2. Conflicto profesor-alumnos
  3. Impide el proceso de aprendizaje
  4. Se interpreta como un problema de disciplina
  5. Los disruptores son alumnos con mala o nula educación emocional y malos resultados académicos.

Culpabilidad .-

La pregunta es ¿quién es el culpable de la aparición de estos comportamientos?. Pues en cierta manera somos todos los culpables:

  • Desde un punto de vista legislativo por hacer obligatoria la educación hasta los 16 años y no dar una salida válida a aquellos alumn@s que no quieren estar en clase. Las escuelas tienen demasiadas responsabilidades a parte de la principal, la formación.
  • Desde un punto de vista familiar por ser muy sobreprotectores y cargar de culpa a los profesor@s. Falta de implicación familiar en la educación de sus hij@s.
  • Variedad de alumn@s en un aula, los que están motivados y los que no.

Respuestas ante la disrupción .-

Hay muchas reacciones ante una actitud disruptiva, y en muchos casos son erroneas o no llevan a ninguna parte, por ejemplo:

  1. Expulsar de clase para que tome medidas el equipo directivo
  2. Orientarlo hacia un psicólogo para que le den pautas
  3. Quejarse al equipo directivo, familias, etc..
  4. Enfadarse con los alumnos llegando al sermoneo o amenazando

Soluciones .-

La mejor solución es aceptar que estas situaciones en clase siempre van a existir por un cúmulo de circunstancias como la diversidad de capacidades, conocimientos, expectativas, intereses y actitudes. Como docentes no se puede pretender que todos sean iguales y todos en el mismo momento.

Una vez aceptado esto la mejor respuesta es la atención a la diversidad diferenciando entre los que tienen menos capacidades y conocimientos pero tienen motivación y los que no tienen motivación por estudiar y por tanto tienen otras expectativas. Este tipo de alumnado ha de ser reeducado emocionalmente.

Estrategias .-

Como vemos no hay soluciones mágicas, aunque si algunas pautas que favorecen estas actitudes y otras pautas que minimizan la disrupción.

Pautas negativas por parte de los docentes .-

  1. No llegar puntual
  2. Salir antes de que acabe la clase
  3. Falta de respeto a los alumn@s
  4. No llevar la clase preparada
  5. No propiciar la participación, querer hacer clases magistrales
  6. Magnificar los fracasos y minimizar los éxitos de los alumn@s.
  7. Expulsar sistémicamente a alumn@s
  8. No ser objetivo en la resolución de conflcitos

Pautas positivas por parte de los docentes .-

  1. Ser sencillo, directo y con un tono de voz normal
  2. No hacer valoraciones
  3. Reconocer los éxitos de los alumn@s ante toda la clase y hablar con ellos en privado ante las malas actitudes.
A %d blogueros les gusta esto: