Innovación educativa vs. Simulacro: los 5 errores más comunes de las organizaciones educativas que intentan innovar

A través de Montserrat del Pozo ( ) me llega este post sobre la innovación educativa en los centros y los errores más comunes. El post original lo puedes leer en “Conektio“. Un post interesante de leer y para reflexionar.

Nota: Este post está dedicado a todos aquellos profesionales de la educación que admiran de forma entusiasta el sistema educativo de Finlandia, pero luego hacen exactamente todo lo contrario que se hace en él.

A continuación presentamos los 5 errores más habituales en las organizaciones educativas que intentar cambiar e innovar, extraídos todos de casos reales contados por compañeros profesores o directores escolares, de instituto o universitarios:

 

1. No se comprende que la innovación parece muchas veces una herejía

 

¿A qué profesor que intente introducir cambios reales no le han cuestionado, aislado e incluso amonestado? Son muy pocos los profesionales del aprendizaje que han contado con la oportunidad y el apoyo de una comunidad entera, especialmente de la dirección, comprometida con el cambio. Algunos colegios, institutos y universidades deberían comprender que hacen publicidad engañosa cuando dicen que tienen la innovación como valor, pero después amonestan a los profesores que se alejan de las prácticas educativas tradicionales. La innovación muchas veces parece una herejía y los innovadores son vistos como herejes por los conservadores que aún siguen pensando que las únicas soluciones posibles están en el paradigma anterior.

Innovación

A la profesora X le insistieron durante su entrevista de trabajo en un colegio privado que buscaban profesores muy comprometidos con la innovación. Sin embargo, desde un principio le reprendieron que sus alumnos se rieran estrepitosamente en el salón, que los sacara al pasillo a hacer dinámicas durante la clase y que les dejara decidir a ellos el método de evaluación de la asignatura. Hasta que un día se lo prohibieron definitivamente. X entró a trabajar al colegio muy entusiasmada, pero se ha ido desindentificando con él progresivamente y ahora se siente desmotivada y quemada.

 

2. La innovación no consiste en utilizar nuevas tecnologías y ya

 

Esta es una confusión muy habitual, pensar que introduciendo ipads o herramientas digitales a la clase ya estamos innovando. La innovación no consiste en la tecnología sino en cómo se usa. Profesores que utilizan nuevas tecnologías para dar la clase de siempre no están innovando. Por eso muchas escuelas y universidades están utilizando herramientas muy poderosas, pero no ha cambiado absolutamente nada, porque están desaprovechando todo su potencial al no permitir que transformen las prácticas tradicionales y las sustituyan por la nueva forma de aprender que implican estas herramientas digitales.

TICs Educación

En el colegio Y repartieron ipads para todos los alumnos y profesores… pero está prohibido que utilicen internet. Cuando los alumnos hacen alguna tarea en un app de su ipad, tienen que pasar de uno en uno con la profesora para que ésta lo corrija porque no pueden compartirlo con ella sin internet. Les desconectan en la era de la desconexión, y así aseguran que les están preparando para su futuro.

 

3. La innovación depende más de una cultura organizacional que de una decisión puntual

 

Las empresas innovadores han generado culturas abiertas y flexibles, en las que trabajadores empoderados colaboran horizontalmente con líderes que saben generar espacios de participación, involucrar a toda la comunidad y entusiasmar con una visión compartida del cambio. Las organizaciones educativas, sin embargo,  pretenden ser innovadoras manteniendo estructuras jerárquicas piramidales y estilos de liderazgo autoritarios. La innovación no está reñida con la disciplina (generada asertivamente, empoderando a las personas), pero sí con el autoritarismo. Los valores no se cumplen porque lo repitamos mil veces, sino porque los vivamos en el día a día.

Innovación educativa

En el instituto W los alumnos llevan uniforme color azul marino. Está prohibido el uso de complementos como gorras o de calzado que sea zapato. Hay reglas que regulan el tipo de peinado que pueden llevar los alumnos. Los profesores van con traje y corbata como requisito obligatorio. Las paredes son de color blanco y los carteles se limitan a las áreas habilitadas para ello. Las sillas están ordenadas en hileras impecables. En la publicidad del instituto se asegura que su misión es “generar profesionales innovadores, que aporten nuevas soluciones para transformar la sociedad positivamente”.

 4. La innovación lo es por aportar valor de una forma diferente a alguien

Innovar no es hacer cosas nuevas, divertidas, creativas, diferentes o espectaculares sin más. La innovación es un cambio, una forma nueva de hacer las cosas, una mezcla de cosas que no se había dado antes…  que aporta valor al alumno, al proceso de aprendizaje, a la comunidad educativa, a la comunicación, a la organización, etc. La innovación cubre una necesidad educativa de forma más eficiente que antes, y el usuario (alumno, profesor, directivos, administrativos, etc) lo encuentra útil y por eso lo usa. Si tienes que meter con calzador una “innovación” para que tus alumnos la usen y al final la acaban odiando, no es una innovación, es una imposición, por muy nueva que sea.

Educación

El profesor B se considera muy innovador porque utiliza Twitter en sus clases. Obliga a los alumnos a abrir una cuenta y twittear enlaces sobre una serie de temas, utilizando determinados hashtags. El profesor no entiende por qué los alumnos hacen su tarea de Twitter a última hora, rápido, sin ganas, sin entusiasmo y con el mínimo esfuerzo. La mitad de las veces tiene que amenazarles con una sanción para que lo hagan.

 

  5. La innovación tiene que ver más con las personas que con los procesos

 

Las empresas innovadoras invierten mucho tiempo u otros recursos en gestionar el cambio de manera eficaz (comunicación bidireccional, empoderamiento, sentimiento de pertenencia, participación, etc). Las organizaciones educativas toman decisiones desde arriba y se limitan a informar hacia abajo del cambio, esperando que éste se produzca milagrosamente. Cuando no lo consiguen, diseñan cientos de procesos rígidos y se limitan a revisar que se cumplan, olvidando que lo importante son las personas que tienen que realizar esos procesos, y la convicción, el compromiso, el entusiasmo y el sentido con que los realizan.

Educación

En la universidad Z se invirtió mucho dinero en implementar una plataforma digital que fue anunciada como la octava maravilla educativa, que transformaría por completo el aprendizaje y la comunicación dentro de la universidad. No se consultó a ningún docente antes de decidir su uso. El día que se comunicó, la información fue unidireccional y duró menos de 5 minutos. La “capacitación” sobre el uso de la plataforma fue exclusivamente técnica y duró menos de 5 minutos. Un año después, más del 90% de alumnos y profesores la odia. Muchos no le han encontrado sentido al cambio. La utilizan lo menos posible y no ha producido ningún cambio relevante dentro de la organización, más allá de la resistencia que ha generado en todos. La dirección sigue sin comprender el motivo, lo achaca exclusivamente a la irresponsabilidad de los profesores.

La gente no innova por obligación, sino por entusiasmo. La gente no innova en contextos rígidos y cerrados, sino en organizaciones abiertas y participativas. Cuanto antes comprendan esto las organizaciones educativas, antes dejará la innovación de ser un simulacro y se convertirá en una realidad. ”

Publicado el enero 23, 2015 en Sistema Educativo y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Norma Portilla Cangas

    Maravilloso articulo sobre innovación, no he estado fuera de la línea de lo que es mejorar actitudinalmente como aptitudinalmente; para restaurar los niveles de aprendizaje se requiere de una gran dosis de voluntad, responsabilidad y pasión por lo que se hace.

  2. Excelente, Los verdaderos docentes buscan herramientas innovadoras sin que ninguna política institucional lo exiga.

  1. Pingback: Innovación educativa vs. Simulacro: los 5 errores más comunes de las organizaciones educativas que intentan innovar | Recursos TIC / TAC

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: