Decálogo de las escuelas obsoletas

Seguimos haciendo una radiografía de los centros educativos y de como han de adaptarse a los alumnos y a las nuevas tendencias.

Os dejamos aquí el Decálogo:

1. AULAS DE INFORMÁTICA
Nuestros/as estudiantes se conectan a internet en todas partes, salvo en la escuela. Es incomprensible. Independientemente del nivel de ingresos familiares, todos los niños y niñas – y más, los/as adolescentes – disponen de dispositivos móviles, pero cuando llegamos a la escuela les mandamos apagarlos y les metemos en una sala de ordenadores obsoletos. Un instituto o un colegio moderno debería tener conectividad en todas partes y tratar a los ordenadores como si fuesen el lápiz y el bolígrafo, no como si fuesen un microscopio
2. AULA COMO ÚNICO LUGAR DE APRENDIZAJE
Puede que las experiencias más significativas de aprendizaje – especialmente, en el aula de Secundaria – que podamos recordar no sean precisamente en las aulas: ¿sería trabajando en grupos, en un viaje o sobre un viaje? ¿Haciendo un proyecto? ¿Haciendo un trabajo en casa? ¿Hablando con los amigos?. Aunque las aulas podrían estar diseñadas para el trabajo colaborativo y para las metodologías activas, ni siquiera lo están; es más, no podemos restringir el aprendizaje al aula.
3. AULA CENTRADA EN EL/LA DOCENTE
Las aulas que tenemos, haciendo referencia directa al punto anterior, están diseñadas de acuerdo a una enseñanza tradicional centrada en el profesor o la profesora, como principal protagonista del contexto y como fuente central de autoridad. Substituir la pizarra verde con tizas por una PDI no es suficiente: hay que cambiar la estructura de la clase, la disposición de las mesas y la metodología (por ejemplo, trabajos por proyectos, aprendizaje basado en problemas, etc.) 
[Si quieres ver una guía de Aprendizaje Basado en Proyectos: bit.ly/MnuKle
[La enseñanza del futuro: bit.ly/NrgjNa]
4. AULAS AISLADAS
Las aulas del centro educativo parecen incomunicadas: nadie sabe qué pasa en el aula de al lado. El aislamiento, como dice Tony Wagner (Harvard) es el enemigo de la mejora y, sin embargo, el diseño físico de los institutos y colegios implica “cajas” y “cajones” que, luego, no se corresponden con la realidad del trabajo del alumnado fuera del centro
5. DEPARTAMENTOS
¿Y dónde queda la interdisciplinariedad? Con el fin de que no se nos escapase la organización interna de los centros, se dividieron los docentes en Departamentos y al alumnado se les puso un currículum que, por cierto, también han de cumplir rígidamente los profesores y las profesoras. Los departamentos están bien, pero su organización ha de ser flexible, igual que ha de serlo el currículum (por ejemplo, debería contemplar más allá del desempeño del alumno o la alumna en un tema específico)
 
6. LOS PASILLOS
Los pasillos ocupan un enorme espacio y, sin embargo, están absolutamente desiertos. Otra disposición de las aulas podría evitar ese gran espacio innecesario y desocupado. Por otro lado, ¿por qué no utilizar los pasillos como espacio de aprendizaje informal?
7. BIBLIOTECAS TRADICIONALES
Un centro educativo del siglo XXI debe tener bibliotecas que sean un bien común, colaborativo: un lugar de aprendizaje que soporte muchas actividades diferentes, abierto y en el que se pueda acceder a la información y evaluarla. Los libros tienen su lugar, pero, ¿y los artículos? ¿Y qué pasa con internet?. Un patrimonio común de aprendizaje no puede ser un lugar sagrado lleno de restricciones (en muchas, ni siquiera se permite a los/as estudiantes acceder a ciertos libros), sino un lugar en el que se estimule la investigación en el alumnado.
8. GIMNASIO OSCURO Y DE INTERIOR
La mayoría de los gimnasios ni siquiera tienen acceso a la luz natural, por miedo a las miradas que pueden interferir en esos “eventos deportivos”. Pero poder apagar la luz, en estos tiempos, nos ahorraría grandes costes: más luz natural, que las clases son diurnas.
9. COMEDORES “INSTITUCIONALES”
En general, implica mesas plegables que, curiosamente, se dejan plegadas todo el día. ¿Por qué sacrificamos un espacio amplio, valioso, cuando puede servirnos para tantos propósitos? Los espacios deberían requerir menos movimientos de muebles y ser flexibles, para utilizarlos eficazmente. Comer en grupos más pequeños también podría beneficiar a los/as estudiantes y permitiría un mejor uso. Aunque la comida no sea la mejor, el espacio sí puede serlo.
10. BAÑOS DE LOS ALUMNOS
Los/as estudiantes tratan de evitar usar los baños del instituto y del colegio, aunque el centro sea nuevo, porque les preocupa la privacidad y la limpieza. En Finlandia se usan baños individuales que se encuentran en áreas de aprendizaje compartido, entre las aulas. El alumnado parece sentirse agusto en ellos y desarrollar un sentimiento de “propiedad”, así que no los destrozan, tienen más privacidad y menos intimidación.
 
El decálogo original está redactado por Greg Stack, se puede leer en Mind Shiftse .
About these ads

Publicado el noviembre 20, 2012 en Centro Educativo y etiquetado en . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 1.352 seguidores

%d personas les gusta esto: